3 indicadores de la salud cardiovascular: lo que necesitas saber

Índice Omega-3

El índice Omega-3 es una medida de la cantidad de ácidos Omega-3 comparada con los otros ácidos grasos que se encuentran en los glóbulos rojos. Estudios recientes han demostrado que un incremento en el índice Omega-3 puede estar asociado a una mejor salud cardiovascular.

Los Omega-3 como el EPA y el DHA se encuentran de forma natural en el Krill antártico), en el pescado de agua fría y en las algas marinas. Y aunque son importantes para las funciones del cuerpo, el cuerpo no puede generarlos por sí solo. Los Omega-3 deben obtenerse a través de la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3. Los suplementos alimenticios, pueden ayudarte a alcanzar los niveles recomendados de Omega-3.

Proteína C Reactiva (CRP)

La CRP es una proteína que cuando está presente en el flujo sanguíneo indica normalmente la existencia de inflamación en el cuerpo. Y es que un simple análisis de sangre puede determinar los niveles de CRP existentes.

De forma alternativa, y según la versión americana, la proteína C Reactiva (CRP) se fabrica en el hígado y se puede medir en la sangre. Además, también se considera que los niveles de CRP en la sangre son sensibles a la inflamación del cuerpo y que esta proteína es un factor de riesgo independiente para la salud cardiovascular.

Triglicéridos

Los triglicéridos son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre. Un nivel alto de triglicéridos (sobre 150 mg/dl) puede hacer empeorar la salud cardiovascular. Y para aquellos que no lo sepan, los triglicéridos surgen cuando comes más calorías que las que tu cuerpo necesita.

Una dieta saludable y hacer ejercicio con frecuencia son factores que te pueden ayudar a regular la cantidad de triglicéridos presentes en el flujo sanguíneo. En este sentido, algunos estudios han demostrado que el ácido docosahexaenoico (DHA) consumido en cantidades de 2 gramos por día contribuye a que tengamos unos niveles normales y saludables de triglicéridos en la sangre.

El índice Omega-3 puede jugar un papel importante influyendo positivamente en otros dos indicadores. Pregúntale a tu médico sobre tu índice Omega-3