5 beneficios del aceite de krill para tu salud

El krill es un crustáceo muy diminuto que se encuentra en aguas frías y limpias de contaminantes, concretamente en el océano Antártico. Es una fuente pura de Omega-3, que sintetiza este ácido graso esencial por sí mismo. Todo lo contrario que en el caso de los seres humanos, quienes necesitan incorporar el Omega-3 a través de su alimentación.

Sin embargo, en ocasiones por desconocimiento, no ingerimos la cantidad recomendada de Omega-3 y por ello se recomienda, como complemento a una dieta sana y equilibrada, incorporarlo a través de complementos alimenticios. No hace mucho que se descubrieron los beneficios del aceite de krill sobre los del aceite de pescado, y entre ellos destaca que no deja regusto a pescado.

En este artículo te descubrimos 5 beneficios del aceite de krill que no puedes pasar por alto.

  1. Como mencionábamos, es una fuente natural y pura de Omega-3, que ayuda al normal funcionamiento del corazón1.
  2. Se encuentra en forma de fosfolípidos, lo que permite que el organismo absorba mejor el Omega-3 y, por consiguiente, evita que se produzca el regusto a pescado que sí pueden dejar otros productos.
  3. Contiene astaxantina. La astaxantina es un antioxidante natural y es el que otorga al krill su color rojizo. Además, previene la deterioración de los ácidos grasos Omega-3 por lo que no es necesario añadir ningún conservante al aceite de krill.
  4. El krill se encuentra en un entorno con poca contaminación, por lo que resulta ser un producto muy natural.
  5. Tiene un alto contenido en Omega-3, que se relaciona con mecanismos antiinflamatorios2.

Por todas estas razones, en Megared confiamos en el aceite de krill para crear nuestros complementos. Además, al contrario que lo que sucede con otros complementos de Omega-3, solo necesitarás consumir una cápsula al día.

Descubre en nuestros artículos más información sobre la importancia del Omega-3 en nuestro organismo, así como a aprender cómo llevar una vida saludable.

 

1 Claim aprobado por la EFSA. El efecto beneficioso para el corazón se obtiene con una ingesta diaria de 250 mg de EPA y DHA.

2 Nutr. clín. Diet. Hosp. 2009; 29(1):4-16.