Clases de pescado azul

Clases de pescado azul

Es esencial seguir una buena alimentación, combinada con ejercicio regular y hábitos de vida saludable, para poder disfrutar de buena salud. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una mala nutrición puede tener un impacto negativo en la salud: reduce la inmunidad y por consiguiente aumenta la vulnerabilidad a las enfermedades, así como reduce la productividad y altera el desarrollo mental y físico[1].

En este artículo vamos a analizar uno de los alimentos más beneficiosos para nuestra salud
cardiovascular, el pescado –especialmente el azul. Se recomienda consumir, como mínimo, entre una a tres veces a la semana. Esta cantidad sería la equivalente entre 2 y 3 gramos semanales de ácidos grasos Omega-3[2], imprescindibles porque ayudan a mantener el buen funcionamiento de tu salud cardiovascular.

Para poder realizar un listado de pescados azules, primero debemos saber cuál es la característica que les hace entrar dentro de esta categoría. Se denomina pescado azul a todos los pescados grasos que tiene al menos un 5 % de grasa[3]. Aquellos que tienen un porcentaje menor al indicado, son considerados blancos o magros.

En España suspendemos en el consumo de pescado azul. Un 30 % de la población mayor de 40 años no ingiere nunca este alimento*, y un 52 % consume una cantidad menor a la recomendada[4].

Lo mismo suceden entre la población infantil y adolescente. Un tercio de niños y jóvenes comen pescado blanco y legumbres una vez por semana, e incluso con una frecuencia menor[5]. En el caso del pescado azul, es todavía menos habitual que lo tengan incorporado dentro de su alimentación.

Estos datos resultan bastantes significativos y resaltan uno de los orígenes de la carencia de Omega-3 en nuestra alimentación. Además, en el caso de la población joven, es importante que se produzca la ingesta de pescado en sus cantidades recomendadas ya que este constituye una importante fuente de yodo. De acuerdo con algunas organizaciones como UNICEF, el yodo es imprescindible para el desarrollo de los niños[6]. En este artículo te enseñamos algunos “trucos” para incorporar el salmón, rica fuentes de ácidos grasos Omega-3, en la comida de los más pequeños de la casa.

La calidad del pescado y su origen, así como la estacionalidad, son algunos de los factores externos que pueden afectar a los beneficios que este alimento aporte a nuestra salud. Por todo ello, hay gente que decide reforzar su dieta equilibrada incorporando complementos de Omega-3. Estos suplementos nunca deben utilizarse como un sustituto alimenticio.

Ahora que sabemos qué es el pescado azul, a continuación encontrarás un listado de diferentes clases de pescado azul[7]:

- Caballa
- Arenque
- Salmón
- Caviar
- Jurel
- Atún
- Anchoa
- Sardina
- Boquerón
- Trucha
- Besugo
- Emperador

Si quieres aprender cómo cuidar tu corazón, visita nuestra sección Cómo llevar una vida saludable.

*Los datos han sido extraídos de las conclusiones desprendidas de la “Encuesta de consumo de pescado azul en España”, llevado a cabo por la Fundación Española del Corazón (FEC).

[1] http://www.who.int/topics/nutrition/es/
[2] http://www.nutricion.org/publicaciones/pdf/el_pescado.pdf
[3] https://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/informe/pescado-azul-1
[4] http://www.fundaciondelcorazon.com/prensa/notas-de-prensa/2773-la-poblacion-adulta-espanolasuspende-
en-el-consumo-de-pescado-azul-recomendado-.html
[5] http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/ampliacion/enalia.htm
[6] https://www.unicef.org/spanish/nutrition/23964_iodine.html