Consejos y pruebas sobre salud cardiovascular

Existen numerosas pruebas usadas por los médicos para evaluar la salud cardiovascular de los pacientes. A continuación, analizamos algunas de las más comunes y cómo funcionan. Y no te olvides de consultar con tu médico cuáles son los mejores pasos para lograr una correcta salud del corazón.

Electrocardiograma (EKG/ECG)

Consiste en una onda eléctrica que se mueve a lo largo del corazón con cada latido. La prueba del electrocardiograma mide esta actividad en cada parte del corazón mediante electrodos pegados a la piel. Al medir el impulso eléctrico del corazón, los médicos son capaces de saber si el corazón mantiene un ritmo adecuado cuando late, si hay zonas dilatadas o alguna anomalía, así como si el flujo sanguíneo hacia el corazón es el apropiado.

Prueba la proteína C-reactiva

La proteína C-reactiva o CRP es una proteína que aumenta su concentración en el flujo sanguíneo cuando se produce algún tipo de inflamación en el cuerpo.

Ecocardiograma

Un ecocardiograma usa ondas ultrasonidos para generar imágenes del corazón y de los vasos sanguíneos. Con estas imágenes, tu médico puede decirte si hay algún problema con el tamaño, la forma, la fuerza y la función de tu corazón, además de cómo se encuentran los vasos sanguíneos en la zona de alrededor. 

Prueba de estrés

La prueba de estrés se usa para ver cómo funciona el corazón mientras hacemos ejercicio. Un paciente está conectado a un equipo que monitoriza el corazón mientras caminamos sobre una cinta de correr. Y la velocidad de ésta aumenta para determinar cómo el corazón aguanta una carga de trabajo mayor.