Dónde se Encuentran Los Ácidos Grasos y el Omega-3

Si bien no existe un alimento concreto que pueda mejorar nuestra salud por sí solo, se ha demostrado que incluir una mayor cantidad de pescado en la dieta puede conseguir un efecto muy positivo en para nuestra nutrición. [1]

Los estudios que prueban los beneficios de los ácidos grasos Omega-3, también apuntan que la mayor cantidad de éstos se encuentran en el pescado. El salmón, el atún o las sardinas son algunos de los pescados que se presentan como fuentes principales.[2]

Los ácidos grasos aportan muchos beneficios al sistema cardiovascular, además, hay estudios que demuestran que repercuten beneficiosamente en el tratamiento de otros problemas de visión y trastornos depresivos.[3] Recientemente, se ha investigado la relación que existe entre el Omega-3 y el sistema inmunitario, en especial para tratar enfermedades como la artritis, el asma o trastornos hepáticos.[4]

Es aconsejable incluir pescado rico en ácidos Omega-3 dos veces por semana en nuestra alimentación[5], las proteínas del pescado nos aportan aminoácidos que resultan esenciales y, en ocasiones, la cantidad de ácidos grasos en nuestra dieta resulta escasa.

Además, el pescado también nos proporciona minerales como hierro, zinc y calcio.[6]

Una dieta saludable, basada en la variedad, es un elemento fundamental para nuestra salud, que te ayudará a cubrir todas las necesidades que tu cuerpo demanda para sentirte bien y conseguir una nutrición más completa.

Fuente: European Food Information Council

http://www.eufic.org/index/es/



[1] http://www.nutricion.org/publicaciones/pdf/el_pescado.pdf

[2] https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000767.htm

[3] http://www.nutri-facts.org/content/dam/nutrifacts/pdf/nutrients-pdf-es/acidos_grasos_esenciales.pdf

[4] http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/dieta-alimentacion/nutricion/san005033wr.html

[5] http://www.texasheart.org/HIC/Topics_Esp/HSmart/fishoil_sp.cfm