Ejercicio y salud cardiovascular: beneficios para toda la vida

Seguramente la mejor decisión que puedes tomar para mejorar tu salud cardiovasculares levantarte todas las mañanas y comenzar a moverte. En este sentido, las autoridades sanitarias recomiendan practicar al menos 150 minutos de ejercicio moderado por semana o 75 minutos a un ritmo más fuerte.

Si te resulta muy difícil cumplir con estas cifras por culpa de tu apretada agenda intenta hacer un esfuerzo, porque si lo haces sin duda ganarás en salud. Y no te olvides de que el ejercicio físico y la salud cardiovascular van siempre de la mano. Descubre a continuación lo que algunas investigaciones han demostrado acerca de los beneficios del ejercicio físico:

  • Reduce la presión arterial
  • Reduce el peso corporal
  • Reduce el colesterol (LDL y HDL)

Pero, ¿cuál es la suma total de estos efectos? No hay duda de que hacer deporte o llevar una vida activa te ayuda a  vivir más y de una manera más confortable. 

Ahora que las razones para hacer ejercicio están claras, ¿cómo podemos compatibilizar esto con nuestra rutina semanal? Lo más importante es organizarse, de tal manera que si un día no puedes invertir media hora de tu tiempo en esto, intenta dividir la actividad física en segmentos de tiempo repartidos a lo largo del día. Es tan sencillo como ir a un paso más ligero de lo habitual después de cada comida.

Y si por el contrario estás buscando un modo de incorporar ejercicio más fuerte a tu agenda, intenta hacer un entrenamiento intermitente, basado en repeticiones cortas, momentos de alta intensidad y periodos de descanso a una intensidad moderada.

Por ejemplo, si haces deporte encima de una bicicleta estática procura calentar durante 10 minutos hasta coger el ritmo y esprintar otros 30 segundos. Después, lleva un ritmo más calmado durante 90 segundos (2 minutos también está bien). Sin embargo, si te gusta más andar que montar en bicicleta intenta hacer algo de footing. El entrenamiento intermitente es así de fácil.

Eso sí, como siempre deberías consultar la situación con tu médico antes de incorporar un entrenamiento regular a tu rutina diaria. No obstante, ahora que conoces los increíbles beneficios que puede proporcionarte, procura ponerte en contacto con tu médico pronto para empezar a cuidar tu salud cardiovascular.