El Omega-3 y sus beneficios

El ser humano necesita de una serie de nutrientes y grasas para poder llevar un estilo de vida saludable. Este es el caso del Omega-3, una grasa poliinsaturada que recae dentro del denominado grupo de los ácidos grasos esenciales. Estos ácidos reciben este nombre por ser imprescindibles para ciertas funciones de nuestro organismo.

Estas grasas deben ser ingeridas a través de los alimentos, ya que el cuerpo humano no los produce por sí mismo. En el caso del Omega-3, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo diario de, al menos, 1 gramo[1]. Sin embargo, la mayoría de nosotros no consumimos la ingesta recomendada, ya sea por desconocimiento o por no seguir una dieta saludable y rica en ácidos grasos esenciales. También puede deberse a factores ajenos a nosotros, como la estacionalidad de algunos productos ricos en Omega-3 o su calidad.

Pero, ¿por qué deberíamos incorporar el Omega-3 en nuestra dieta? En este artículo te descubrimos 5 beneficios:

  1. Ayuda al buen funcionamiento de la salud cardiovascular.
  2. En relación con el primer punto, también ayudan a disminuir la presión sanguínea y los niveles de triglicéridos2.
  3. Tiene un efecto antiinflamatorio. El Omega-3 se relaciona con el bloqueo de ciertas vías de inflamación que existen en las células[2].
  4. Modifican la composición y la función de las membranas de las células3 y poseen un ligero efecto anticoagulante.
  5. Forman parte de la estructura de la membrana celular.


2 Nutr. clín. Diet. Hosp. 2009; 29(1):4-16. A partir de 3 g y 2 g de EPA/DHA respectivamente.