¿Por qué es importante tomar Omega-3?

Los ácidos grasos Omega-3 son un conjunto de ácidos grasos poliinsaturados que el cuerpo necesita para ayudar al buen funcionamiento de la salud cardiovascular. Éstos, se sitúan dentro de los llamados ácidos grasos esenciales. Entre algunos de sus beneficios destacan el efecto antiinflamatorio y mantener una buena salud cardiovascular de nuestro organismo, disminuyendo la presión sanguínea y los niveles de triglicéridos.

Además, los ácidos grasos Omega-3 nos ayudar a construir membranas celulares y a controlar la coagulación de la sangre. Si nuestro organismo recibe la cantidad suficiente de estos ácidos, se producirá un mejor flujo de entrada y salida de nutrientes y desechos de nuestras células.

Sin embargo, nuestro cuerpo no es capaz de producir por sí mismo los ácidos grasos Omega-3, por lo que deben obtenerse a través de la dieta y, cuando ésta no es suficiente, a través de complementos alimenticios. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es necesaria la ingesta de al menos un gramo[1] de ácidos grasos Omega-3 al día. Pescados como el salmón, el atún y el fletán son ricos en estos ácidos, que también están presentes en aceites vegetales y frutos secos. Por ello, es importante tomar la cantidad recomendada e incluir alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3 en tu dieta.

De hecho, la ingesta de Omega-3 puede realizarse de forma inestable ya que puede depender de algunos factores como la estacionalidad del producto, así como de su calidad, o llevar una dieta que contenga menos cantidad de la recomendada por la OMS. Para estos casos existen complementos alimenticios de Omega-3 que ayudan a alcanzar la cantidad recomendada de Omega-3 y se toman como un complemento a una dieta equilibrada. Por ello, no deben utilizarse como un sustitutivo de alimentos.

Los dos tipos de complementos de Omega-3 más habituales son los de aceite de pescado y los de aceite de krill. Megared pertenece al grupo de los de krill, cuyos beneficios frente al de pescado son su forma de fosfolípido que facilita su absorción en las membranas celulares y su mejor digestión debido a que no dejan un regusto a pescado. Asimismo, con el aceite de Krill es suficiente una cápsula al día mientras que con el aceite de pescado, es posible que necesites consumir más de una cápsula.

Si quieres descubrir más información sobre el Omega-3 o cómo llevar una vida saludable, puedes encontrar más información en los artículos de Megared. Te damos algunos consejos para mejorar la salud cardiovascular.