Sal: una causa de presión arterial alta

Comer alimentos con demasiada sal puede hacer que tu presión arterial suba, ya que el exceso de sodio en el cuerpo puede provocar un exceso de fluido contrario a un funcionamiento normal del corazón. Sin embargo, la ingesta de sal en más cantidad de la permitida no afecta de la misma forma a la presión arterial de todas las personas.

Si tu cuerpo es más sensible al consumo de sal y tienes exceso de sodio en el flujo sanguíneo es probable que tu riñón no sea capaz de regularla. Esto facilita la retención de líquidos pudiendo desencadenar en un aumento de la cantidad de sangre y por tanto de la presión arterial. Pero de cara a reducir la ingesta de sal hay mucho más que desprenderse del salero. Así, lo primero que tienes que hacer es comprobar la etiqueta de la comida que compras para de este modo analizar la cantidad de sodio del producto.    

Las comidas procesadas pueden contener hasta un 75% de sodio, de tal forma que encontrar un equilibrio entre la cantidad de sodio y potasio puede ser una manera ideal de regular la presión arterial. Además, saber entender qué alimentos tienen mucha sal y sus consecuencias sobre la presión sanguínea puede ayudarte a prevenir cualquier daño vascular que pueda afectar a tu cuerpo con el tiempo. Por todo esto es importante saber calcular la cantidad de sal de la comida y cuándo añadirla para presumir de una presión arterial normal.

Incluso si eres joven y estás sano es necesario que seas consciente de que la reducción de sodio puede ayudarte a alcanzar la presión arterial más recomendable.