Triglicéridos: ¿Qué son?

Triglicéridos: ¿Qué son?

Se trata de un tipo de grasa presente en la sangre. Un aumento excesivo de esta grasa puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares[1]. Tener los niveles de triglicéridos altos se conoce con el nombre de hipertrigliceridemia. Se considera normal el nivel de triglicéridos por debajo de los 150 mg/dL[2].

  • Normal: <150 mg/dL
  • Limítrofe: 150-400 mg/dL
  • Alto: 400-1.000 mg/dL
  • Muy alto: 1.000 y superior mg/dL y superior

¿Cómo se producen?
Al igual que sucede con el colesterol, hay dos fuentes de producción: la externa, los triglicéridos que contienen los alimentos que ingerimos, y la interna, los triglicéridos originados por el propio hígado. En ambos casos, los triglicéridos se transportan a través de la sangre hacia el resto del organismo a través de las lipoproteínas.

¿Cómo debo actuar?
Como hemos mencionado anteriormente, los niveles altos de esta grasa pueden producir problemas coronarios[3], entre otras alteraciones. Por ello, se recomienda llevar un control del nivel de estos. Existen una serie de factores de riesgo que pueden aumentar su cantidad. Por ello, te aconsejamos:

  • No bebas alcohol de forma excesiva. Además de aumentar los niveles de triglicéridos, deshidrata.

  • No fumes. El tabaco también tiene otros efectos nocivos sobre tu cuerpo. Por ejemplo, daña los pulmones, la dermis y los dientes.

  • Limita la ingesta de azúcares procedentes de bollos, bebidas azucaradas, galletas, mermeladas o chocolate.

  • Sigue una dieta equilibrada y saludable. La alimentación debe ser baja en grasas saturadas y rica en ácidos grasos monoinsaturados y en Omega-3, como es el caso del pescado azul y las nueces[4]. La Fundación Española del Corazón puso a disposición de quién lo deseara, un ejemplo de dieta para aquellas personas que tienen triglicéridos altos. Puedes verlo aquí.

  • Evita el sedentarismo, ¡muévete! De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niveles de actividad variarán en función de tu grupo de edad. A continuación te presentamos los tres grupos[5]:

    - Jóvenes (5-17 años). Lo ideal sería invertir un mínimo de 60 minutos diarios en actividades físicas. La mayor parte de esta actividad debe ser aérobica, alternándola (mínimo tres veces por semana) con actividades de intensidad vigorosa que ejerciten y refuercen los músculos y los huesos.

    - Adultos (18-64 años). Se recomienda que las personas que pertenecen a este grupo ocupen 150 minutos semanales en la práctica de actividad física aeróbica de intensidad moderada, o 75 minutos de actividad de intensidad física aeróbica vigorosa. Deben combinar tanto los ejercicios de mantenimiento con los de fortalecimiento. Para lograr mejores resultados beneficiosos para la salud, se puede aumentar hasta alcanzar los 300 minutos semanales en la práctica de actividad física moderada.

    - Adultos mayores (65 años en adelante). Es recomendable practicar actividades físicas durante el mismo tiempo y a la misma intensidad que el grupo anterior. En este caso, las actividades estarán más enfocadas a los desplazamientos, es decir, dar paseos o montar en bicicleta.

Si quieres descubrir más información sobre los triglicéridos, cómo cuidar tu corazón o llevar un estilo de vida saludable, no lo dudes más y visita nuestra página web.

[1] http://www.fundaciondelcorazon.com/nutricion/dieta/717-dieta-trigliceridos-altos-debo-comer.html
[2] http://www.se-arteriosclerosis.org/assets/54.pdf
[3] http://www.fundaciondelcorazon.com/corazon-facil/blog-impulso-vital/2389-trigliceridos-altos-iun-asunto-de-hombres.html
[4] http://www.fundaciondelcorazon.com/nutricion/dieta/717-dieta-trigliceridos-altos-debo-comer.html
[5] http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/